Ayer, jueves 18 de febrero de 2021, el robot explorador de la NASA conocido como Perseverance tomó tierra en el planeta Marte. ¿Aterrizó o amartizó? Pues, en realidad, tanto da que da lo mismo. Según el Diccionario de la lengua española, aterrizar es posarse sobre tierra firme.

De manera que, siendo tierra firme tanto la del planeta Tierra como la del planeta Marte, en ambos está bien dicho aterrizar. Pero también se puede decir amartizar, al igual que se puede llamar alunizar a lo que los cohetes espaciales lanzados por el ser humano han hecho en la Luna, cuando ha descendido para explorarla. Amartizar, alunizar y aterrizar son, todos ellos, términos incluidos en el DRAE.

Mayúsculas y minúsculas en los planetas

 

En estos días en que, gracias al viaje del Perserverance, tenemos más presentes los planetas, las estrellas y los satélites, bueno es recordar, en un blog como este, centrado en ayudar a escribir correctamente, que el nombre de todos ellos se escribe con mayúscula cuando nos referimos a los mismos en un contexto astronómico. Es así porque son nombres propios. No obstante, cuando su uso es otro, más común, se escriben con minúscula.

Me gusta tomar el sol en la playa.

Esta noche habrá luna llena.

Perseverance viene de severo

 

La palabra que da nombre a este robot, Perseverance, obviamente procede del latín, al igual que nuestro término perseverancia. Es un sustantivo que denota una cualidad: la de ser firme y mostrar tesón. Son palabras que proceden en su origen del nombre latino “severus”.

¿Quién era una persona severa en la Antigua Roma? Era aquella persona rigurosa, que se mantenía firme en sus creencias, exigente con los demás y consigo mismo, proclive al castigo… De esa cualidad humana admirable, aunque no siempre del todo conveniente, proviene esta otra que, ahora sí, le conviene a todo el mundo: la perseverancia. Mejor nombre no se podría haber escogido para bautizar este robot. Tardó en construirse muchos años y ha tardado más de siete meses en llegar a su destino. Pero gracias a su perseverancia, sabremos más sobre el universo que nos rodea y, quién sabe, quizás estemos poniendo las bases para futuros aterrizajes de la humanidad en todos los planetas del sistema solar.

Abrir chat