Una breve visita al Diccionario panhispánico de dudas nos permitirá comprobar qué complejo puede llegar a ser diferenciar entre estas dos palabras: “cómo” o “como”. No siempre es fácil saber si debe o no llevar una tilde. Una primera aproximación para solventar nuestras dudas sería generalizar diciendo que siempre que “como” sea una palabra tónica se acentúa. Pero eso nos remite a otra pregunta: ¿Y cuándo es tónica? ¿Cómo saberlo? Más ayuda afirmar que siempre que “como” no tenga un sentido interrogativo o exclamativo va sin tilde. Pero tampoco resulta siempre fácil de precisar el sentido de una oración. Trataremos de aprender a diferenciar entre “cómo” con tilde y “como” sin tilde” a continuación. Si bien nos tememos que no podremos resolver todas las dudas, esperamos, al menos, ayudar al lector a superar los errores más comunes que se repiten con la acentuación de esta palabra. Aprender a redactar sin errores es una tarea ardua y que nunca se termina de perfeccionar.

Palabras tónicas y átonas

 

En nuestra lengua española hablada, no todas las palabras se pronuncian con el mismo grado de tonicidad. ¿Qué quiere decir esto? Cuando hablamos, hay palabras que se pronuncian con más fuerza y otras que, por asi decirlo, sirven de apoyo a las anteriores, pero se pronuncian con menos intensidad. La mayoría de las palabras que empleamos al hablar son tónicas, pero hay algunas átonas, que casi siempre son monosílabas o bisílabas. Para terminar de entenderlo, pensemos en los artículos: el, lo, las, los. Acompañan a un sustantivo y, sin este, no tendrían razón de ser. Cuando hablamos, le damos a los artículos menor intensidad de voz que a los sustantivos. Los artículos son palabras átonas.

La palabra “como” átona

 

En su forma átona, es decir, con poca intensidad en la cadena hablada, “como” puede cumplir tres funciones gramaticales: adverbio, conjunción y preposición.

Adverbio: “Lo hice tal como me dijiste”.

Conjunción: “Gasta tanto como gana”

Preposición: “Como no estudies más, no aprobarás”

La palabra “cómo” tónica

 

“Cómo” con tilde es un adverbio interrogativo o exclamativo. Puedes encontrarlo en oraciones interrogativas o exclamativas directas o indirectas. Así que, si vas a hacer una pregunta o exclamación con la palabra “cómo”, tienes que tildarla:

Interrogativa directa: “¿Cómo se va a tu casa?” ; interrogación indirecta: “Quiero que me digas cómo se va a tu casa”.

Exclamativa directa: “¡Cómo te has puesto la camisa!”; exclamativa indirecta: “Me impresiona cómo te has puesto la camisa”.

Si te fijas, en estos dos últimos ejemplos, la palabra “cómo” es tónica, es decir, una de sus sílabas (la primera) se pronuncia con una mayor intensidad que las sílabas que la siguen.

Una regla sencilla para no equivocarse

Entonces, por todo lo que hemos visto, se puede decir que siempre que un “como” forme parte de una oración interrogativa o exclamativa, sea está directa o indirecta, debe llevar tilde. En el resto de los casos, en principio, se tratará de una palabra átona que, por consiguiente, no tiene que llevar tilde.

Posibles confusiones

Si sigues la regla anterior, no tendrás problema la inmensa mayoría de las veces. Pero como nuestro idioma es rico y complejo, siempre hay posibles excepciones y motivos de confusión. Vamos a ver dos que se nos pueden presentar:

  1. Hay veces que “como” funciona como sustantivo. En esos casos, como el resto de los sustantivos, es tónico. No es interrogativo ni exclamativo, pero hay que acentúarlo igual.

“No me importa el cómo, viajaré a Paraguay”.

  1. Hay ocasiones en que se presenta un “como” ambiguo y cuesta determinar si se trata de un enlace entre partes de la oración o de un adverbio interrogativo. Fijate, por ejemplo, en esta oración:

“La mujer oyó como/cómo se abría una puerta”.

Esta oración es ambigua. Puede ser que las mujer oyera que se abria una puerta, sin importar el modo en que está lo hacía. En ese caso, “como” es un enlace que introduce una oracion sustantiva y va sin tilde. Pero, puede que lo queramos decir es que la mujer oyó de qué manera se abrío la puerta. Aquí estamos ante un adverbio interrogativo. Veamos otro caso:

“Observaba como/cómo caía la lluvia”.

Si el observante se limita a ver que la lluvia cae, “como” va sin tilde. Si, en otro caso, el observante se fija en la manera en que cae la lluvía, se justificaría un “cómo” con tilde.

Como puedes ver son matices. En la mayoría de estos casos, la ambiguedad no existe y, por tanto, se usa el “como” sin tilde.

Resumiendo, usa siempre la regla principal que nos dice que cuando “como” es un adverbio que es parte de una oración interrogativa o exclamativa debe tildarse. En caso de que tengas dudas, pregúntate si la oración puede tener distinto significado si ponemos o quitamos una tilde al “como”. Si no ves que nada cambie, opta por “como” sin tilde. Al fin y al cabo, la tilde diacrítica es un “invento” para ayudarnos a diferenciar palabras iguales pero con funciones o significados diferentes.

 

Abrir chat