Corrector ortotipográfico

Corrección ortográfica y gramatical

¿Necesitas los servicios de un corrector ortotipográfico profesional?

 

 

Todos escribimos. Y la mayoría, especialmente quienes han pasado por la Universidad y tienen una profesión, dan por hecho que lo hacen suficientemente bien. En consecuencia, son pocos los que aprecian la importancia de que sus textos sean revisados por un corrector ortotipográfico profesional. Y sin embargo…

 

Foto tomada de http://escuelaposgrado.es

Contar con los servicios de un corrector ortotipográfico es una gran ayuda

Que no te quepa duda. Unos textos bien escritos hablan bien de ti, te dediques a lo que te dediques en la vida. Hay quien todos los meses envía un boletín (newsletter) a sus clientes. ¿Crees que no importa cómo está redactado? A diario escribimos cartas comerciales. ¿De verdad es indiferente su sintaxis? Redactas una carta de interés para aplicar a una vacante laboral. ¿Seguro que no importa si se nos olvida poner una tilde o no sabemos dónde colocar las comas?

Estarás pensando que no todos tenemos por qué saber de gramática o de ortografía. Tienes razón. Para eso estamos lo que nos dedicamos a este viejo y noble oficio: el corrector ortotipográfico y de estilo. Lo que sí necesitamos todos es ofrecer nuestra mejor versión en todo lo que hacemos, especialmente cuando tratamos con nuestros clientes.

¿Por qué nos cuesta tanto detectar los errores?

Ya sabes, cuatro ojos ven más que dos. De hecho, nadie está libre de cometer errores en los textos. Cuando en Escribir Bien y Claro uno de nosotros escribe algo que se va a hacer público, siempre lo revisan otras dos personas. ¿Por qué? Puede que estés a punto de irte de esta página: “¿Y no es que ustedes se dedican a la corrección ortográfica y gramatical?” Así es, precisamente por eso. Porque sabemos que es más difícil detectar errores en lo que nosotros mismos hemos escrito que en lo que otros han redactado. Hay investigaciones que demuestran que, cuando escribimos, nuestro cerebro se concentra en transformar nuestras ideas en palabras, dejando los detalles en manos del piloto automático.

Nuestro cerebro nos engaña. Como sabe lo que hemos querido escribir, esa versión “idealizada” interfiere con lo que hemos escrito realmente. Es una cuestión de expectativas. Leemos en parte lo que queremos leer y no lo que realmente hemos escrito. Es por esa razón que todos, incluso un corrector ortotipográfico, necesita a alguien que revise sus textos.

Algo más que errores

Pero un buen corrector ortotipográfico… ¿hace algo más que corregir errores? La respuesta a esta pregunta no es sencilla, pues depende en buena medida de la calidad del texto que le entreguemos y de lo que le pidamos. Una buena corrección ortotipográfica no solo elimina los errores involuntarios y deja impecable la ortografía y la gramática. Puede que escribamos algo que sintácticamente es correcto pero que no resulta claro para nuestro destinatario potencial. La corrección ortotipográfica de texto se convierte entonces en una corrección de estilo. Modifica parcialmente la estructura e incluso el vocabulario para que nuestro texto resulte mucho más claro y, como consecuencia, eficaz.

Además, el corrector de textos verifica la coherencia interna de lo escrito, de manera que no se repitan las ideas de forma pesada o un párrafo no contradiga lo escrito anteriormente, confundiendo al lector.

Adaptándonos al lector

Ya que hemos hablado de las trampas del cerebro, les contaremos otra. Consiste en creer que lo que escribimos, por el hecho de que nosotros lo entendemos, va a ser comprendido de inmediato por nuestro receptor. Y esto no es cierto. Mucho menos en sociedades como las actuales donde personas de diferentes culturas compartimos un mismo espacio. No es lo mismo escribir para jóvenes recién salidos de la universidad que hacerlo para magistrados de la corte veteranos, para migrantes, para campesinos o para niñas que están comenzando sus estudios.

Una buena corrección de estilo y ortotipográfica es aquella que se adecúa a la cultura del lector, que piensa en él a la hora de escoger las palabras, de buscar el tamaño adecuado de las oraciones y de estructurar los párrafos. Corregir y editar un texto es ayudar a una comunicación efectiva.

Pero, ¿y los correctores automáticos?

Los correctores de texto automáticos son una gran ayuda. Ya hemos hablado de ellos más de una vez. Y conviene usarlos siempre. Son un primer filtro que nos ayudará a no caer en errores ortográficos o gramaticales garrafales. Pero una buena corrección ortotipográfica de texto nunca puede ser realizada por una máquina. ¿Mala noticia? Depende de cómo lo veamos. La inteligencia artificial supone un gran apoyo para el ser humano, pero nunca nos podrá sustituir en aquellas cosas que son realmente importantes en nuestra vida. Y una de ellas, ni lo dudes, es comunicarnos.

Corrección ortotipográfica: tarifas

El precio de una corrección ortotipográfica se puede calcular por palabras o por matrices (cada pulsación del teclado). Es más propio hacerlo por matrices porque en cada palabra puede haber varios errores. En cualquier caso, siempre conviene hacer una primera valoración del texto a revisar. No es lo mismo un texto científico, con un alto nivel de especialización, que una carta comercial. De manera orientativa, Escribir Bien y Claro cobra 0.9 euros por cada 1000 matrices para una corrección ortotipográfica. Si se trata de una corrección de estilo y ortotipográfica, la tarifa sube a 1.5 euros por cada 1000 matrices. No obstante, conviene insistir que estos precios son orientativos. Nosotros te hacemos una valoración gratuita antes de comenzar y te decimos exactamente cuanto te costará. Y algo más importante: solo cobramos una vez terminado el trabajo y satisfecha la necesidad del cliente.

Conclusión

Si buscas la excelencia en tus textos, sea cual sea el destino de estos; si eres consciente de lo importante que es cuidar tu imagen profesional; si quieres mostrar respeto por tu interlocutor, adaptando tu mensaje a su cultura, entonces y solo entonces, te conviene contratar un buen servicio de corrección ortotipográfica de textos.

Consúltanos sin compromiso en cualquiera de estos casos...

Si quieres que tu tesis de grado o trabajo académico no tenga errores ortográficos ni gramaticales.

Si quieres asegurarte de que un documento de trabajo que pasará de mano en mano sin pasar por la imprenta, tenga una buena presentación.

Si crees que la memoria de tu institución se merece ir limpia, bien escrita y bien presentada

Si eres un buen consultor o consultora, pero necesitas una mano para librarte de erratas, errores ortográficos e inconsistencias tipográficas

En cualquiera de estas circunstancias y en otras muchos más, te conviene una buena corrección ortotipográfica.

 

Dejanos tus datos

10 + 2 =

Algunos trabajos

Un buen corrector ortotipográfico limpia tu texto de errores ortográficos y gramaticales, unifica criterios y detecta los pequeños gazapos e inconsistencias.

¿Por qué escoger Escribir Bien y Claro?

1

Profesionalidad

Más de 25 años de experiencia

 

2

empatía

Nos hacemos cargo de tu necesidad y estamos a tu disposición las 24 horas.
3

Garantía

Cobramos una vez entregado el trabajo y satisfecho el cliente.

Nuestro Blog

La palabra “idiota”

  Todos conocemos la palabra "idiota". Es un insulto habitual. Y a veces una descripción rápida e imprecisa de una persona tonta ¿Pero sabemos de dónde viene esta palabra? ¿Somos conscientes de la complejidad de su significado? Es interesante, porque en la vida...

¿Por qué “los Madriles”?

  Ninguna ciudad del mundo es nombrada en plural. ¿Conoce usted alguna? No se dice “los Parises”, los “Méxicos” o “los Quitos”. Y, sin embargo, es posible que usted haya oído mencionar la capital de España como “los Madriles”. Trataremos de explicarle en esta...

Abdulrazak Gurnah, Premio Nobel de Literatura

Foto HENRY NICHOLLS (REUTERS) Todos reconocemos el Premio Nobel de Literatura como el máximo galardón que un escritor puede recibir en su vida. Cuando Alfred Nobel instituyó su legado, lo hizo sobre la base de cinco premios. Luego, estos han sido ampliados. Pero entre...

Abrir chat