Todos los años, se celebran en España en torno a 100.000 bodas. Una tasa de nupcialidad que se sitúa en torno al 3.2 por mil, por debajo de otros países de habla hispana como Cuba y República Dominicana. Aunque en nuestro tiempo no todas las parejas que viven juntas contraen matrimonio, esta es una de las instituciones más antiguas en todas las sociedades y culturas de las que tenemos memoria. Aunque, obviamente, la forma en que se celebran los matrimonios ha cambiado mucho, lo que sigue siendo común son los discursos. Escribir Bien y Claro brinda a sus clientes la elaboración de discursos de boda. ¿Qué discursos? ¿Cómo? Te lo explicamos a continuación.

¿Quién debe hablar en una boda?

Lo habitual es que hablen el padrino o la madrina (o uno de ellos) y posteriormente el novio o la novia. A partir de aquí todo es posible. Pueden hablar los amigos, las damas de honor, las familias. Tampoco conviene pasarse. Lo importante, en todo caso, es dar las gracias a los invitados, desear un buen futuro a los contrayentes y, si hay disposición para ello, contar alguna anécdota ligera que contribuya al buen ambiente. Por supuesto, dejando en buen lugar a los novios.

¿Cómo deben ser los discursos de boda?

Ante todo, un discurso de boda ha de ser corto. La gente no va a las bodas a escuchar discursos. Se agradecen unas palabras, todo el mundo las espera, pero se agradecen más cuando son cortas y entretenidas. Conviene no haber bebido demasiado antes de la alocución. Hablar pausado, elevar la voz y pronunciar bien las palabras son características esenciales de un buen discurso. Está permitido llevar una cuartilla, pues se sobreentiende que hablar en público puede poner nervioso a cualquiera, y más en un momento tan emotivo. Es importante evitar quedarse en blanco.

¿Cómo hacer un buen discurso de boda?

Hay algunas reglas esenciales que pueden ayudar. Te mencionamos las que nos parecen más importantes.

  • Sé claro y directo. Por favor, no seas pesado. Vete al grano.
  • Sé natural. No hace falta rebuscar en el diccionario para hacer un buen discurso. Y como lo natural en una boda es el cariño, sé cariñoso.
  • Ensaya el discurso. Tampoco te obsesiones, pero no estaría mal que antes de salir de casa hagas una prueba para ver cuanto tardas y qué tal se te da.
  • Cierra con una buena frase. Seguro que encuentras una frase apropiada que casa como anillo al dedo con los novios.

¿Te ayudamos?

Seamos sinceros. En la mayoría de los casos, todos somos capaces de hacer un discurso de boda. Así que no te preocupes. Se trata de apelar a la naturalidad y a los buenos sentimientos. No es como pronunciar un discurso en la Academia o presentarse ante un tribunal para obtener un doctorado. Así que seguramente, tú puedes hacerlo. No obstante, hay personas que se ponen nerviosas y hacer un discurso puede suponerles una barrera infranqueable. En Escribir Bien y Claro nos llegan a menudo peticiones de ayuda con este tema. En ese caso, nosotros te revisamos tu discurso sin ningún compromiso. Si necesita alguna mejora te la sugerimos sin ningún costo. Incluso, si quieres que te lo escribamos desde el principio, también lo hacemos, aunque para eso necesitaremos pedirte algunos datos y pasarte nuestros honorarios. Así que no lo dudes y contacta con nosotros si crees que necesitas ayuda.