Existió en la antigüedad, 3000 años antes de Cristo, una ciudad fenicia llamada Gebal, cuya historia está muy relacionada con el origen de la palabra Biblia. Se ubicaba en el actual Líbano y se convirtió en uno de los principales centros comerciales de su tiempo gracias al papiro que importaba de Egipto. Esta ciudad, una de las más antiguas del mundo, aún existe y fue declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO. Pero su nombre actual es otro. Aquí te explicamos cómo cambio de nombre y qué relación tiene esto con los libros sagrados.

En el principio fue el papiro: el origen de la palabra Biblia

Fueron los egipcios quienes descubrieron que una planta acuática que crecía en las orillas del Nilo era ideal como soporte para la escritura. Pero fueron los habitantes de la ciudad de Gebal quienes la comercializaron en rollos por todo el Mediterráneo. Por eso, según dicen la mayoría de los historiadores, el nombre de la ciudad cambió. Pasó a llamarse Biblos, que es como los griegos llamaban al papiro egipcio, por su similitud con otra planta que ellos conocían y que crecía en su territorio.

De las antiguas Escrituras a la Biblia

Es sabido que mucho antes de que naciera Jesucristo se escribieron los libros que hoy llamamos del Antiguo Testamento. El primero de ellos fue escrito 1400 años antes de Cristo y el último mil años después. Casi todos en lengua hebrea. Estos diferentes libros reunían tradiciones y creencias del pueblo judío sobre el origen del mundo, la vida de los patriarcas y profetas, y muchas cosas más. En tiempo de Jesús este conjunto de libros lo llamaba “la Palabra” o “las Escrituras”.

Aunque la palabra Biblia había aparecido ya en el libro de los Macabeos para referirse al conjunto de escritos del Antiguo Testamento, fue San Jerónimo quien popularizó este término, procedente del antiguo Biblos, para aludir al todo que conformaba la Escritura antigua con los más modernos Evangelios.

San Jerónimo y la Biblia Vulgata

San Jerónimo fue un sacerdote muy culto nacido el siglo IV, que pasó mucho tiempo como ermitaño y, de hecho, vivió sus últimos años en una cueva alejado del resto del mundo. Pero antes de eso, por encargo del papa de aquel entonces, tradujo al latín el conjunto de libros que hoy conocemos como Biblia. A esa traducción se la conoce como Biblia Vulgata y ha sido la Biblia canónica de los católicos hasta hace bien poco. Aunque en el Renacimiento se escribieron otras traducciones de la misma, siendo la más importante la que realizó Lutero.

El libro más leído de la historia

En nuestro blog, además de ofrecer servicios de corrección y edición de textos, nos gusta bucear en el origen de las palabras y hablar de libros. No podíamos dejar de hablar de este, pues no hay libro más leído en toda la historia que la Biblia. Se estima que ha tenido alrededor de 5000 millones de reediciones y se ha redactado en más de 400 idiomas. Y la cosa sigue. Hace tan solo un mes ha visto la luz la Biblia en lengua asturiana (bable), una iniciativa que ha llevado 30 años de intenso trabajo.

Al margen de las creencias personales y la fe de cada uno, la calidad literaria y trascendencia histórica de la Biblia está fuera de toda duda. Aunque su contenido poco tiene que ver con los fenicios, resulta curioso saber que el origen de la palabra Biblia está en una antigua ciudad ya desaparecida que se enriqueció vendiendo rollos de papiro por todo el Mediterráneo.

Abrir chat