Foto tomada de El País. https://elpais.com/elpais/2018/05/25/icon/1527245556_108744.html

 

Così tra questa immensità s’annega il pensier mio; e il naufragar m’è dolce in questo mare (Así a través de esta inmensidad se anega el pensamiento mío; y naufragar me es dulce en este mar). De esta forma maravillosa, Sánchez Ferlosio se despidió de su amigo por teléfono poco antes de morir el pasado 1 de abril . Era, además de un prosista magnífico, premio Cervantes 2004, uno de los más admirados sabios que ha dado España en el último siglo. Eso sí, un sabio en zapatillas, como lo definió su biógrafo J Benito Fernández

Nacido en 1927 en Roma, hijo del escritor y falangista Sánchez Mazas, algunos lo recordaremos siempre por El Jarama, la novela que fue lectura obligatoria para varias generaciones de estudiantes en España.

Gran aficionado a la caza y a los toros, su honestidad intelectual le llevó a acabar pidiendo la supresión de esta fiesta aunque “no por compasión de los animales sino por vergüenza de los hombres”.

No fue un pensador al uso. Sin sistema y sin ideología. Inclaudicable, independiente, lucho toda vida a brazo partido contra cualquier tipo de dogmatismo e intolerancia.

A la muerte prematura de su hija Marta, fallecida en 1985, escribió estas palabras. Solo por ellas, merecería pasar a la historia de la Literatura: “A la memoria de quien más me ha querido en este mundo, Marta Sánchez Martín, que tantas veces metió baza en estas páginas con su palabra aguda y redicha como una campanita de convento, que, a despecho del mundo todavía me sonaba al amanecer”.

Hemos recopilado para ti, un puñado de artículos publicados a su muerte. Disfrútalos:

  1. Jorge Bustos: “consagró su vida a las anfetas, la sintaxis y los hombres”.
  2. Felix de Azua: “Se nos fue el último de los grandes”.
  3. Juan Cruz: “La ternura de los hoscos”.
  4. Juan Jose Ordovas: “Ferlosio jamás habría permitido que Pixar ni, por supuesto, Disney, el terrible corruptor de menores, se apropiaran de su personaje.

 

Abrir chat