A juicio de este humilde arreglador de textos, pocos versos hay tan conmovedores como el que da título a esta entrada. Lo compuso Antonio Machado y es el que cierra su maravilloso poema A un olmo seco.Uno nunca ha encontrado mejor manera, forma más hermosa de decir que la esperanza aún está viva. El corazón de Machado, golpeado por la muerte de su joven esposa, no se rinde. Viendo crecer unas pequeñas hojas verdes en el tronco carcomido de un olmo seco, se llena de esperanza y confía en que la primavera devuelva también la alegría a su corazón. Espera «otro milagro de la primavera».

Cada año, entre 19 y el 21 de marzo llega la primavera al hemisferio norte. Este año, tan preocupados con la guerra de Ucrania y aún saliendo de la pandemia, necesitamos esperanzas. Más que nunca. Así que, en Escribir Bien y Claro hemos querido, un año más, evocar el influjo de la primavera en la literatura. Y en nuestra vida. Acompáñanos y te contamos algunos detalles sobre la forma en que la primavera ha sido fuente de inspiración durante siglos.

Las estaciones en la antigüedad clásica

Los griegos crearon un mito para explicarse las diferentes estaciones climáticas del año. Todavía no conocían la explicación científica que procede de la posición de la órbita terrestre en relación con el Sol. Según el mismo, en el principio, los seres vivos disfrutaban de una eterna primavera. Pero el rapto de Perséfone por su tío Hades, que se enamoró de ella, dio origen a las diferentes estaciones. Aquí puedes leer el relato completo.

Los romanos, siempre más prácticos, solo contemplaban dos estaciones en el año. El más corto era el hibernum tempus (invierno). El resto del año era el verano, al que se le llamaba ver. Aunque el verano, en realidad, se dividía en tres: primo vere, veranum tempus y el autmnus, época de las cosechas. De la primera, la primo vere, deriva el nombre que hoy le damos: primavera.

El ciclo de la vida según Cervantes

La literatura se ha servido siempre del paso de las estaciones como metáfora del cíclico devenir de la vida. Nosotros acudiremos en este caso al buque insignia de la literatura en lengua castellana. En el capítulo LIII del Quijote, titulado Del fatigado fin y remate que tuvo el gobierno de sancho panza, Cervantes reflexiona: “la primavera sigue el verano, al verano el estío, al estio el otoño y al invierno la primavera, y asi torna a andarse el tiempo con esta rueda continua…”.

Primavera y poesía: influjo de la primavera en la literatura

Tal es la relación de la primavera con el género lírico, que la UNESCO declaró el día 21 de marzo, fecha en que comienza oficialmente la primavera, Día de la Poesía. No es extraño, si nos fijamos en los cientos o miles de referencias a esta etapa del año que hay en la historia de la poesía. Nosotros, como muestra, te ofrecemos algunas en la pluma de grandes poetas:

  • «Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera» (Pablo Neruda).
  • «Mientras haya en el mundo primavera, ¡habrá poesía!» (Gustavo Adolfo Bécquer).
  • «Ella solo quiere a alguien que le haga sentir que el otoño es primavera, que le haga olvidar que alguna vez estuvo triste» (Mario Benedetti).
  • «En una rosa caben todas las primaveras» (Antonio Gala).
  • «En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente» (Khalil Gibran).
  • «El invierno está en mi cabeza, pero la eterna primavera está en mi corazón» (Víctor Hugo).

Refranes primaverales

Y, para terminar, no podemos olvidarnos de señalar esa sabiduría popular que está en nuestro refranero. Por ejemplo, estos dos refranes que hacen mención de cómo la excepción no puede, en ningún caso, marcar la tónica general:

Una golondrina no hace verano.

Ni una flor hace ramo ni una golondrina hace verano.

Esas aves migratorias que regresan al hemisferio con la llegada del buen tiempo, las golondrinas, son la señal más clara de que el invierno se acaba. La primavera entró ayer domingo, 20 de marzo, oficialmente. En un año tan difícil como este, con Antonio Machado, anhelamos “otro milagro de la primavera” que nos permita superar las efectos dramáticos de esta pandemia, enfrentar la guerra de Ucrania con coraje y solidaridad, y seguir creyendo en la capacidad del ser humano para recupearse de los golpes y hacer un mundo mejor..