Imagen tomada de http://www.newlink.es/

¿Alguna vez has oído este término? Seguro que sí. Aunque la palabra espanglish, o su equivalente spanglish, se acuñó en los años 40 del siglo pasado, fue mucho antes cuando esta “lengua híbrida” comenzó su andadura. Parece ser que en el tiempo en que los norteamericanos se quedaron con Texas y otros territorios en disputa, se inició todo. Si te apetece saber más, sigue leyendo. Te contaremos qué es el espanglish y algunas curiosidades que pueden ser de tu interés.

Origen del espanglish

En 1848 se firmó el tratado de Guadalupe Hidalgo, por el cual se da fin a un largo conflicto entre Estados Unidos y México. Este último país cede una buena parte de su territorio a cambio de una compensación económica. No vamos a profundizar en las razones y consecuencias de este hecho histórico, puesto que este blog no da para tanto. Pero es fácil entender que a partir de ese momento mucha gente que vive en esos territorios y que habla español como lengua materna, tiene que comenzar a hablar o a comprender el inglés. Y a la inversa, muchos que hablaban solo inglés empiezan a chapurrear el castellano para entenderse con sus nuevos vecinos. Ahí es donde empieza a surgir una nueva modo de comunicación, hibrido entre el inglés y el castellano, que a larga se ha convertido en todo un fenómeno comunicacional.

¿Deformado?

El primero en recogerlo con este nombre, espanglish, fue un escritor portorriqueño, Salvador Tió. Tuvieron que pasar más de 60 años para que, en 2012, la palabra espanglish entrara en el diccionario de la RAE, como “modalidad del habla de algunos grupos hispanos de los Estados Unidos, en la que se mezclan, deformándolos, elementos léxicos y gramaticales del español y del inglés”. Algunos estudiosos del fenómeno no aceptaron de buen grado esta definición. ¿De verdad es una deformación? ¿No cabría entonces decir que el castellano es un latín deformado? Una polémica que está lejos de haberse cerrado.

El spanglish, un idioma de fronteras

Ya hemos visto que el espanglish se fraguó primeramente entre las fronteras de México y Estados Unidos. Pero después de eso hasta nuestros días se han multiplicado los espacios de convivencia entre ambos idiomas. Pensemos, por ejemplo, en el Canal de Panamá, o en la migración que paulatinamente, pero en cantidades muy importantes, se ha instalado en Florida y otros estados sureños de Norteamérica, además de en Puerto Rico. Y por supuesto en esos barrios fronterizos de Nueva York donde convive la población de habla inglesa con los latinos. Y en cientos de lugares de sudamérica donde se han instalado empresas norteamericanas y han llevado su forma de hablar.

Algunas palabras del espanglish

El spanglish no es cualquier cosa. Hace ya unos años (2000) que en Nueva York se editó The Sounds of Spanglish: An Illustrated Lexicon. Se trata de un diccionario con más de 6000 entradas. Aunque ya había diccionarios que exploraban el español hablado en Estados Unidos, este es el primero que se ocupa del spanglish en toda su amplitud, incluyendo los términos fruto de este mestizaje lingüístico, acuñados en Centroamérica y Sudamérica, u otras latitudes del mundo. Paralelamente, su autor, Ilan Stavans, ocupó la primera catedra de spanglish en una universidad de Massasuchets. Según Stavans, puede que, dentro de dos o tres siglos, en Estados Unidos la personas ya no se comuniquen en lo que hoy conocemos como español o inglés, sino en una nueva lengua que tiene como base el espanglish.

Poner ejemplos de spanglish es innecesario. Todos los conocemos. Pero no está de más, citar algunos de los más curiosos y pintorescos. Por ejemplo, los que hemos vivido en Centroamérica reconocemos fácilmente el verbo “parquear” o “yardear”, palabras como “brekes” (frenos) o “frizer” (congelador). Si en Miami decimos “me voy a lanchar”, nuestro interlocutor entenderá que es la hora del almuerzo. Y en cualquier parte de América encontraremos que las personas “aplican” cuando rellenan un cuestionario, compran “groserías” en vez de comestibles e incluso, como en Cuba, “llaman para atrás” en vez de devolver una llamada. Algunos de estos anglicismos han entrado pautinamente en el diccionario español. Otro no.

Pero ¿qué es el espanglish?

De acuerdo, ya hemos visto cómo surgió, dónde se habla y alguna de sus expresiones mas reconocibles. Pero, ¿qué es el spanglish? No es un idioma, dicen los expertos, porque no tiene una estructura gramatical propia y no es la lengua nativa de nadie. Tampoco es una jerga, pues muchas de sus expresiones serán entendidas en un lugar de América, pero no en otro. Es, más que todo, un fenómeno de encuentro entre dos culturas que demuestra que ambas lenguas, inglés y español, están muy vivas. Si tienes que redactar un informe o presentar un trabajo académico, te aconsejamos que no lo uses. Así es como han evolucionado siempre y así lo seguirán haciendo. El spanglish o espanglish es la manifestación viva de dos idiomas que conviven en armonía y continuo proceso de enriquecimiento mutuo.

¿Te animas a contarnos cuál es tu palabra preferida en espanglish?

Abrir chat