Salman Rushdie es un escritor de origen hindú nacionalizado inglés que pasará a la historia, muy a su pesar, como un hombre perseguido obsesivamente por una presunta ofensa al Islam. Una lástima, porque Rushdie es mucho más que un provocador: se trata de un prosista extraordinario, con un sentido del humor admirable y un ensayista agudo de gran honradez intelectual. Tras más de diez años rodeado de guardaespaldas para evitar que la sentencia de muerte que lanzó sobre él el Ayatolá Jomeini, Salman se creía ya un hombre libre. En realidad, lo es. Pero su libertad interior y su valentía no evita que los intolerantes o los cazarrecompensas sigan queriendo verlo muerto. Este viernes 12 de agosto, un hombre trató de asesinarlo en Nueva York. Si quieres seguir leyendo, te explicamos un poco mejor el origen de las amenazas que lleva 30 años padeciendo y qué méritos humanos y literarios ha reunido el narrador angloíndio para ser considerado un referente cultural de primer orden de la civilización occidental.

Los versos satánicos

Cuando Rushdie escribió su polémica novela Los versos satánicos, cuyo título se refiere a dos versos suprimidos por Mahoma del Corán al considerarlos inspirados por el diablo, el angloíndio ya se había consagrado con Hijos de la Medianoche. Además, nos había dejado magníficas pruebas de su agudeza intelectual con su delicioso relato La sonrisa del Jaguar, una primera valoración sobre la revolución nicaragüense. Más tarde, se convertiría en una de las voces que, permanentemente, denunciaron el apoyo de Estados Unidos a los «contra», como ha recordado su amiga Gioconda Belli. Pero su fama mundial vino con el libro que le obligó a vivir en la clandestinidad. En varias ocasiones Rushdie ha dado muestras de su respeto por cualquier confesión religiosa, incluida la musulmana. En un comunicado fue así de explícito:

«Musulmanes de muchas partes del mundo están genuinamente molestos por la publicación de mi novela. Lamento profundamente la angustia que mi publicación ha provocado a los seguidores sinceros del Islam. Viviendo como vivimos en un mundo de muchas fes, esta experiencia nos ha servido para recordarnos que todos debemos ser conscientes de la sensibilidades de los demás».

Pero de poco sirvió este gesto que le honra. Muy probablemente, la inmensa mayoría de sus detractores no han leído nunca su novela. Incluidos por supuestos personajes públicos que, como Jimmy Carter, tildaron esta obra como un insulto y lo acusaron de “ir provocando”.

No hay ninguna provocación. Simplemente la libertad creativa de quien no considera que se tenga que autocensurar o pedir permiso para reflexionar y recrear a su manera los hechos culturales que moldean su entorno vital. O sea, la labor y el empeño de todo literato o artista.

El derecho a ofender

Lo cortés no quita lo valiente, dice el refrán. Es decir, se puede ser respetuoso con las creencias de los demás sin dejar de defender el derecho a expresarse con libertad. O el derecho a ofender. Salman Rushdie lo explicó así: Nadie tiene derecho a que no no lo ofendan. Ese derecho no existe en ninguna declaración que haya leído. Si alguien se ofende, es tu problema y no pasa nada: muchas cosas ofenden a mucha gente. Ahora podría entrar en una librería y señalar algunos libros que encuentro muy poco atractivos en lo que dicen. Pero no se me ocurre quemar la librería. Si no le gusta un libro, lea otro.

Ese es el fundamento de nuestro modelo de vida en las democracias liberales. Defenderlo puede salir caro. Se puede tener miedo, es natural pero la defensa de nuestro estilo de vida, nos enseño Rusdhie, consiste en no dejar que el miedo gobierne nuestras vidas. Muchos intelectuales se alejaron del escritor indio por defender esos postulados. Igual que ocurrió con el atentado contra el semanario francés Charlie Hebdo, no faltó quien se mostrara demasiado comprensivo con los agresores. Pero esa no es la forma de combatir el absolutismo de lo puro. Ese absolutismo que conduce a la violencia patológica. Como dice un aforismo del autor agredido, «la fe sin dudas es adicción»

Joseph Anton

Durante los 10 años que Rusdhie tuvo que hacerse invisible para preservar su vida, cambiando continuamente de domicilio, rodeado de un estricto servicio de seguridad armado brindado por el Reino Unido, adoptó el seudónimo de Joseph Anton (derivado de dos de sus autores preferidos: Joseph Conrad y Anton Chejov) para publicar sus escritos. Este mismo nombre le puso a un libro donde cuenta su odisea para sobrevivir.

La novela autobiográfica supone un valioso ejemplo de dignidad y coraje de un hombre que escoge vivir libremente en un mundo donde la intolerancia y el integrismo religioso siguen amenazando la libertad de expresión. Cuchillos contra palabras. Identidades asesinas contra la pasión por la escritura. La barbarie sigue entre nosotros y hoy, cuando Salman Rusdhie se debate entre la vida y la muerte, todos deberíamos ser un poco más conscientes de la gravedad de lo que nos jugamos cuando decidimos dar oxígeno a los violentos y somos timoratos en la defensa de nuestras libertades.

3 Comentarios

  1. שירותי ליווי בתל אביב

    עיסוי בשרון מסוג זה לרוב כולל מטפל מקצועי ומיומן,
    המבצע סדרה של מתיחות עוצמתיות על גוף המטופל, בעודו לבוש לחלוטין.
    מטפל בכיר עם ניסיון רב, מאמן כושר אישי, מלווה
    אימונים. עם זאת, אצלנו באינדקס שרותי
    הליווי ריץ’ אסקורטס אנו מנסים לתת מענה ושירותי ליווי של נערות ליווי בבאר שבע גם בעיר זו.
    לא חשוב באיזה אופן תעשו זאת, זוהי ההזדמנות
    לתת דרור לדחפים המיניים שלכם. אם
    יש לך בן זוג, זוהי הזדמנות טובה מאוד
    לבוא עם בן זוג וללמוד את אמנות הנגיעה במהלך העיסוי
    טנטרי. עיסוי שוודי בהשרון והסביבה – העיסוי הקלאסי בהשרון והסביבה המוכר והאהוב שרוב הגברים בוחרים בו,
    הן מבחינת חוסר ידיעה והכרה בעיסויים אחרים והן מבחינת הצורך שלכם בעיסוי מפנק,
    לכיף בלבד. את הצורך לחברה נשית
    לדבר איתה ולבלות איתה אין צורך להסביר.
    ומצד שני יש לנו גם יותר לחץ
    לשחרר והגברים צמאים למגע
    נשי וחברה נשית. במקרה של נשים,
    שני אזורי המוקד הם השדיים והפאבים,
    ואילו במקרה של גברים, אזור המוקד
    הוא איברי המין הגבריים.

  2. Hershel Manuelito

    Everything is agreed approach considering a definitely positive magnification of the issues. It was in fact informative. Your website is very helpful. Thank you for sharing!

Enviar un comentario

You have to agree to the comment policy.